Más y más personas están regresando a la normalidad o, al menos, alguna versión de la normalidad conforme la pandemia va perdiendo terreno. El ritmo al cual esto avanza varía mucho dependiendo de donde te encuentres, pero quizás ya puedes ver como tu comunidad está realizando más eventos con menos restricciones. ¿Pero qué pasa si esto te genera ansiedad más que alegría?

Después de todas las cuarentenas, cambios masivos en nuestras vidas, problemas financieros, la pérdida de seres queridos y todo lo demás que trajo la pandemia, muchos estamos teniendo dificultades para acoplarnos al mundo exterior de nuevo y es algo perfectamente normal. Para algunos, la cuarentena y el quedarse en casa les dejó sentimientos encontrados, quizás soledad por un lado, pero también la sensación de seguridad. Es normal sentirse preocupado por el virus o experimentar ansiedad social cuando uno se vuelve a encontrar a sus amigos o colegas.

¿Qué podemos hacer para manejar la situación?

Primero que nada, reconoce tus emociones como algo normal. No estás obligado a sentirte de una forma particular, inclusive si otras personas cercanas están más emocionadas que tu o más ansiosas. Tienes buenas razones para sentir lo que estás sintiendo.

No hay prisa, puedes ir lento para regresar al mundo exterior de una forma cómoda. Quizás no sea fácil empezar con fiestas y multitudes. Podría ser mejor ir con amigos de confianza o realizar actividades que te dan más seguridad. Es razonable seguir tomando precauciones, pues la pandemia todavía no se termina del todo. Sin embargo, nada puede garantizar nuestra seguridad al 100% y este no debe ser nuestro objetivo.

Evitar cualquier cosa preocupante podría parecer una solución inteligente, sin embargo, a la larga, es una que genera más daño. La evitación no ayuda a disminuir nuestra ansiedad, sino que la aumenta. Un proceso de exposición lento, paso por paso, a distintas situaciones sociales y el mundo en general es una mejor opción para regresar a la normalidad. Empieza con cosas que te generan menos ansiedad y son más atractivas, las que seguramente podrás disfrutar. Sigue con las cosas y situaciones que te preocupan más.

Puedes utilizar diferentes estrategias para manejar las emociones encontradas que experimentas. Busca el apoyo de amigos cercanos y comparte estas emociones con ellos. El apoyo de los demás es esencial para ayudarte a superar estas ansiedades. Además, podrás encontrar personas que compartan tus dudas o que te ofrezcan una perspectiva diferente.

Estrategias como el mindfulness pueden ayudarte a manejar la ansiedad en el momento. Enfoca tu mente en lo que está pasando ahora mismo, en el presente. No te preocupes por el futuro y lo que podría pasar después. Simplemente date el permiso de disfrutar tus emociones, acciones y experiencias en el aquí y el ahora.

Escribe tus miedos y preocupaciones. El verlos plasmados en un papel te puede inspirar alguna idea útil y crear un plan para manejar estas emociones. Es útil darte permiso de no estresarte por tratar de hacer que las cosas regresen a como eran antes. En lugar de esto, busca un nuevo equilibrio que te sirve ahora. Quizás, por ejemplo, viste que trabajar desde casa es más agradable. Es importante ver si puedes conservar este tipo de trabajo ahora, no volver a la oficina porque siempre había sido así antes.

Si te está costando trabajo regresar al mundo exterior y superar tus ansiedades, siempre puedes pedir ayuda y trabajar con estos miedos con un profesional. Todos estamos teniendo dificultades. No tengas miedo de buscar apoyo.

Equipo Enmente®