La psicología clínica y la psiquiatría son dos disciplinas de salud mental que tienen a ser confundidas con alta frecuencia.

Principalmente un psiquiatra estudia medicina y diagnostica las enfermedades mentales abordándolas desde su parte fisiológica ya sea prescribiendo medicación y otro tipo de intervención médica que sea necesaria a fin de equilibrar la bioquímica del cerebro y reparar o compensar la fisiología que este deteriorada.

Por otro lado, el psicólogo clínico estudia la carrera de psicología y luego realiza una especialidad en salud mental. Este evalúa y tarta problemas de tipo psicológico, emplea estrategias para el manejo y ajuste de las emociones, las conductas y los pensamientos.

Además, realiza análisis psicológicos que posibilitan el autoconocimiento e incrementan autocontrol y la autoestima. Asimismo, con técnicas y ejercicios va rehabilitando conductas, pensamientos emociones disfuncionales.

En conclusión, ambos tienen como objetivo principal mejorar el estado psicológico del paciente, sin embargo, lo hacen por diferentes vías.